Se ha conocido recientemente, diversos casos de incendios en naves industriales, que han sido especialmente debastadores por el almacenaje de disolventes y combustibles, en envases de gran contenido.

Algunas compañías de seguros, haciendose eco de esta realidad, han tomado la inciativa de gravar las cuotas anuales, en los casos en que dichos productos sean almacenados en depósitos de gran volumen, por considerar que multiplican las consequencias en caso de incéndio.

Así pues, con esta iniciativa fomentan de nuevo el uso de los bidones metálicos para este fin, que en los últimos tiempos, estaba viviendo un claro retroceso en el sector de la industria de los disolventes.